COMPARTIR EN REDES SOCIALES:
21 May 2020

Una vacuna para la desigualdad

El Covid-19 acentuó las grietas del crecimiento desigual del país. El periodista Errol Caballero, uno de los 200 mil panameños con contrato suspendido por pandemia, describe la corrupción que se ceba con la crisis, a un gobierno con tufo autoritario y el grito ahogado de quienes no pueden quedarse en casa
23 Mar 2020

Amar a mujeres

La pareja feliz que nos venden en la publicidad, el cine, la radio y la televisión, siempre es hombre-mujer. En la literatura infantil, las mujeres no son amigas ni solidarias: siempre compiten o se odian. Entre la heterosexualidad obligatoria, el machismo campante y la discriminación, hay un hecho: las mujeres pueden elegir el modelo sexual y amoroso entre mujeres
23 Mar 2020

Una flor de alegría para mi ovario muerto

El 8 de abril de 2019 a María Acosta un dolor la partió al medio. En emergencias creían que era por cálculos en los riñones. Catorce horas de desgarro después, vieron que era algo cercano a lo que ella decía: su ovario había muerto. ¿Qué le pasa cuando le arrancan la fertilidad a un mujer que nunca quiso hijos?
23 Mar 2020

¡Tranquilos! ¡No pasa nada! Llegó el Coronavirus

A Panamá, como a otros 115 países, llegó el Coronavirus, y los llamados a la tranquilidad y a la madurez parecen no tener efecto: estamos con los nervios de punta y riéndonos como niños de un virus que mata a nuestros padres, desborda sistemas de salud y aísla a países enteros
22 Mar 2020

Los políticos me mandan a tener hijos

La OEA advirtió sobre la subrepresentación que sufrimos las mujeres en Panamá. El Tribunal Electoral mostró la violencia política que sufrimos en las elecciones en las elecciones de 2019. Las cifras son evidencia: de los 5,865 cargos en juego, sólo 988 de los candidatos eran mujeres. ¿Cómo se garantizan nuestros derechos con pocas mujeres en la política?
22 Mar 2020

Mujeres empobrecidas: cuerpos y derechos sometidos

Sin acceso a derechos elementales como agua, empleo y seguridad, las mujeres empobrecidas trabajan el doble para cuestiones tan simples como cocinar, limpiar y llevar a sus hijos a la escuela. En las comarcas indígenas, en Santiago o entre las afrodescendientes darienitas o en los barrios populares de Panamá, las historias se repiten: la vida cuesta arriba y la violencia como experiencia cotidiana